Paredes de pan de oro, cornisas clásicas, papel pintado con motivos vegetales, un sofá isabelino, muebles chinos de principios del siglo XX… Estamos en el salón de música que Elena Lapeña y Aitor Viteri han creado para Casa Decor 2016. El mismo con el que sorprenden mostrando que la capacidad envolvente de la música puede plasmarse en el diseño de una sala que atrapa de un modo contundente y atractivo. Se trata de dejar que los sentidos vuelen a su antojo, distendiéndose sin obstáculos, y disfrutando de un entorno que evoca placer.

Los diseñadores, con casi dos décadas de interiorismo a sus espaldas, traen de vuelta el estilo Rococó de los palacios franceses del siglo XVII en una estancia donde conjugan tendencias de diferentes siglos con un resultado deslumbrante. Una apuesta valiente que muestra que el sincretismo artístico sigue siendo tendencia en el diseño de interiores, atreviéndose a romper con los moldes más conservadores. El resultado es una sala de música impregnada de elegancia y sofisticación que invita a deleitarse de un ambiente selecto.