Y más cuando hablamos de dos fuera de serie. Por un lado está Manuel Espejo, Premio Casa Decor 2015, un joven decorador con una trayectoria profesional extraordinaria y un gusto tan acertado como elegante. Por otro lado está Hager, fabricante de interruptores y soluciones de domótica de referencia. Entre ambos son capaces de reinterpretar las posibilidades que ofrece una casa a su habitante. Una muestra del potencial de esta alianza entre un conocimiento a fondo de las artes decorativas y una excelencia en tecnología innovadora se ha podido ver en Casa Decor 2016.

El espacio de Hager en esta edición de Casa Decor es un pasillo estrecho amplificado al infinito por espejos en ambas paredes. Sus protagonistas indiscutibles son los interruptores recubiertos con cristales de Swarovski en distintos colores cuyos reflejos también se multiplican. De esta forma Manuel Espejo envía un mensaje claro: con Hager la creatividad no conoce límites. Y no sólo se refiere al ámbito de los interruptores, sino también a las nuevas posibilidades que ofrece la domótica.