El reto consistía en crear un comedor privado de uso exclusivo que mezclara frescura y creatividad, y las diseñadoras Inmaculada Recio y Silvia Trigueros lo aceptaron. Ambas abrieron el estudio Ele Room 62 el año pasado después de dos trayectorias impecables por separado, y su firma se ha estrenado con una perfecta bienvenida en Casa Decor 2016. El resultado de aquel desafiante proyecto se materializó en una cocina, un elegante baño y dos comedores que juegan a equilibrar una imaginaria balanza: en un extremo, el comedor de noche, en el que reina la sobriedad y la sofisticación; en el otro, el comedor de día, con formas frescas y orgánicas que invitan a desarrollar la imaginación.

Los detalles, una de las señas de identidad de estas dos diseñadoras de interiores, resultan claves para marcar un espacio con carácter. Pero Recio y Trigueros recalcan que no ha sido la única pieza fundamental. En todo el proyecto, la domótica también fue esencial: “aportar confortabilidad y comodidad al comedor privado era uno de los objetivos, y gracias a la tecnología fue posible cumplirlo.”