Aryanour Djalali tiene clara su misión: destacar como artista en el ámbito de la arquitectura. Para ello trabaja cada día, con convicción, con pasión y con entrega. Su ambición no es para menos: crear iconos urbanos que transformen las ciudades donde se erijan.

Aryanour Djalali con su colega Carles Pozo delante de un gráfico del hospital New Jahra en Kuwait.

Aryanour Djalali con su colega Carles Pozo delante de un gráfico del hospital New Jahra en Kuwait.

DNA Barcelona & Partners se llama el estudio de arquitectura que fundó en 2000 en Barcelona. Más allá de hacer referencia a su persona (las letras principales de AryaNour Djalali con orden cambiado) representa ante todo las siglas en inglés de la secuencia genética que dota de singularidad a todo organismo vivo de este planeta, el ADN. Estas tres siglas corresponden también a la filosofía con la que el arquitecto aborda cada uno de sus proyectos. En cada nuevo proyecto, parto del ser humano, sus necesidades y su contexto, todos únicos en el tiempo y en sus características. “Desde esta interpretación contemporánea y libre, pretendo crear algo vivo capaz de provocar una respuesta emocional, una oportunidad de desarrollo en todo aquel que lo vea, que lo use o lo habite. Mis diseños son una invitación a una experiencia que nos vuelve a acercar a nuestra esencia.” afirma Djalali.

En este intento echa mano de una maestra inigualable, la propia naturaleza. “Vivimos en entornos demasiado industrializados que nos alejan de la naturaleza” explica el arquitecto . “En este proceso de enajenación hemos llegado a tal punto que hoy en día ya se habla de un trastorno de déficit de naturaleza (TDN), es decir que enfermamos cuando nuestro entorno se vuelve demasiado artificial y no se corresponde con nuestras necesidades más vitales. En cambio cuando estamos en la naturaleza, recuperamos nuestro bienestar, nos volvemos más creativos y nos sentimos más felices. En mi calidad de arquitecto pretendo adaptar la arquitectura a la naturaleza que la rodea, hacerla parte íntegra de un ecosistema. La naturaleza misma, tal y como lo afirmó en su día el escultor francés Augste Rodin, es el mejor concepto de diseño. Y yo quiero volver a introducirlo en los contextos urbanos. ” puntualiza.

Diseño de DNA Barcelona & Partners para el Hotel Bourmedès en Argelia

Diseño de DNA Barcelona & Partners para el Hotel Bourmedès en Argelia

Este es el caso por ejemplo del hotel Bourmedès en Argelia. Claramente inspirado en la forma de las olas del mar mediterráneo al que mira, tiene también en cuenta el país y el paraje en el que será construido. La parte central recuerda los ornamentos tradicionales árabes, y el espacio exterior a un oasis. Gracias a las dos olas contrapuestas, se consigue además una muy buena renovación del aire, permitiendo la salida rápida del aire caliente que sale de los aire acondicionados.

Otro ejemplo de naturaleza hecha arquitectura es el boutique hotel Alabriga que se encuentra en proceso de construcción en S’Agaró en la provincia española de Girona.

Allí el Mediterráneo también es la principal referente. Las olas, esta vez interpretadas con suaves líneas onduladas horizontales superpuestas que componen la fachada, marca el carácter del edificio, presente en cada rincón.

El hotel Alabriga en S’Agaró (España).

El hotel Alabriga S’Agaró (España).

Gracias a su biografia personal Aryanour Djalali tiene mucha facilidad para sentir e interpretar los espacios y las culturas más diversas y corresponderles con formas arquitectónicas que buscan respetar el espíritu del entorno aunque su diseño sea vanguardista. Hijo de padres iraníes, nació en 1975 en Marrakech (Marruecos). Poco después, la familia se trasladó a Mallorca donde Aryanour creció entre el mundo oriental familiar y el mundo occidental de la isla balear. Estudió su carrera de arquitectura en la Universidad de Barcelona y en la prestigiosa Universidad de Delft (Holanda). Y es un viajero incansable. Por lo tanto su proyección como arquitecto no puede ser menos que internacional tal y como lo confirma la cartera de clientes de DNA Barcelona & Partners. Tienen proyectos en Marruecos, España, Kuwait, Turquía y Catar. Pero donde más presentes están de momento es en Argelia.

El hotel Alabriga ya se está construyendo en S’Agaró (España).

El hotel Alabriga ya se está construyendo en S’Agaró (España).

“Llevamos cuatro años ejecutando muchos proyectos en Argelia. Hemos construido 10 hoteles de 3, 4 y 5 estrellas. Ahora mismo, estamos con encargos y participando en varios concursos. Actualmente es nuestro mayor mercado. Su importancia y constancia es tal que hemos abierto una oficina allí. ” explica Aryanour Djalali.

Supervisa personalmente el progreso de uno de los mayores proyectos que desarrolla en el país norafricano, la ampliación de la Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou que estrenará un nuevo campus para 10.000 estudiantes. En su propuesta Djalali ha querido enfatizar la coexistencia del trabajo intelectual y la vida social que caracteriza la etapa universitaria. Así combina espacios silenciosos y aislados con puntos de encuentro, líneas rectas con onduladas, facilitando la integración del complejo universitario en la topografía donde se asienta.

Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou (TAMDA – complejo universitario en Tizi Ouzou, Argelia)

Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou (TAMDA – complejo universitario en Tizi Ouzou, Argelia)

Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou (TAMDA – complejo universitario en Tizi Ouzou, Argelia)

Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou (TAMDA – complejo universitario en Tizi Ouzou, Argelia)

Pero toda esta carga de trabajo no quita que pone la vista y sus metas más lejos.
“Queremos abrir más mercado en Kuwait donde actualmente participamos en la construcción del hospital New Jahra. Ahora mismo, competimos en un concurso para la construcción de rascacielos allí. Otras posibilidades interesantes se están abriendo en Abu Dabi y Turquía. Quién sabe dónde estaremos dentro de diez años. ”

Fiel a su aspiración de crear obras de arte al servicio del hombre, define su estilo arquitectónico “de vanguardia radical, lo contrario a “form follows function”. Y esto es lo que buscan los clientes internacionales cuando se ponen en contacto conmigo. Mi objetivo es crear edificios novedosos, distintos, estéticos que aporten un rasgo distintivo, único en las ciudades. Estos edificios emblemáticos tienen el potencial de convertirse en motor socioeconómico para el desarrollo urbano como lo ha demostrado de sobra la Torre Eiffel de París o el Museo Guggenheim de Bilbao. “

Ilustraciones y fotografías cortesía de DNA Barcelona & Partners.